tirada de cartas tarot telefónico

Verdades y mentiras del tarot

Miércoles, 09 Abril 2014 02:00
Valora este artículo
(2 votos)
barajas de tarot barajas de tarot

La práctica de tarot ha sido objeto, a través de los siglos, de innumerables teorías, especulaciones, versiones detractoras y hasta de estudios científicos.

Paradójicamente, la ciencia convencional, aun no aceptando explicaciones de ningún tipo respecto de la eficacia de este método de adivinación ancestral, la ha estudiado, así sea “a hurtadillas”, puesto que es claro que la comunidad científica no puede darle la espalda olímpicamente a una gran realidad: el tarotismo sí funciona.

En medio de tantos “ires y venires” que han rodeado el tema a través del tiempo, desde enfoques detractores de índole religiosa, hasta escépticas posturas científicas, es apenas normal que, durante casi cinco siglos, se hayan tejido mitos de toda clase al respecto.

Antes de entrar en el tema en sí de las “verdades y mentiras” sobre esta modalidad de la cartomancia, es necesario tener en cuenta que determinar con objetividad y pretensión de verdad absoluta, si algunos aspectos sobre el tarot son certeros o no, es prácticamente imposible.

Como alguien afirmó alguna vez “existen tantas versiones, como cantidad de tarotistas hay”. Veamos entonces, con una visión crítica y no aceptando de buenas a primeras, algunos mitos que se han tejido a través de los siglos sobre este enigmático, atractivo y llamativo método.

◘ Esta práctica es satánica y quienes la ejercen son aliados del demonio. Esto es absolutamente falso. Haciendo una referencia específica a las religiones judeo-cristianas, es claro históricamente que representantes de estas iglesias han acudido a los tarotistas recurrentemente a través de los siglos.

Esto ha sido así, no obstante la insistencia que, según algunos teólogos cristianos, hace la Biblia respecto de lo “pecaminoso” que es recurrir a prácticas adivinatorias. El tarotismo no es, en ningún momento, intrínsecamente malo. Ya será cuestión, en cada caso particular, si tarotista y consultante enfocan la “tirada” de una manera tergiversada.

◘ El tarotista es necesariamente un brujo y/o un clarividente y/o un medium. Respecto de este tópico, es necesario analizar algunas variables. En primer término, el auténtico tarotista tiene como su gran herramienta la intuición.

No necesita comunicarse con ningún tipo de “divinidades” ni “deidades” ni, mucho menos, con entidades de la oscuridad. Tampoco requiere de tener la capacidad de relacionarse interdimensionalmente con los espíritus de los seres queridos ya fallecidos del consultante.Esto es, no tiene que ser medium.

Visto 5338 veces