tirada de cartas tarot telefónico

El uso del péndulo, como método adivinatorio, es una práctica ancestral o, si se quiere, milenaria. Por tal motivo, para saber cómo limpiar un péndulo, dependerá de los casi que innumerables métodos que se han diseñado a través de los siglos. Os dejamos un breve vídeo que nos da unos consejos de como limpiar un péndulo. haz click en la imagen para verlo

como limpiar un péndulo

como limpiar un péndulo para radiestesia.

Son muchísimos y variados los procedimientos para tal efecto. Que si el péndulo es plateado (independiente del material, en sí), se debe introducir en una corriente de agua natural, como es el caso de un río, una quebrada o una cascada.

Según los entendidos y seguidores de este particular método, el mar es otra opción, al cabo que se debe dejar el péndulo introducido en el agua por un buen tiempo, con vistas a que la limpieza sea la adecuada.

Una variante de este procedimiento específico para saber cómo limpiar un péndulo, consiste en tomar agua de las fuentes citadas (río, mar, cascada, etc.), llevarla a casa y mantener el péndulo sumergido por tres días y tres noches.

Otra posibilidad de como limpiar un péndulo, ya no para el caso específico de los péndulos plateados, consiste en ubicarlo durante tres noches, bajo el influjo de la luna llena. Mejor aún, si esto se realiza los días viernes, sábado y domingo, seguidos, por supuesto.

Luego, se deben dejar pasar siete días para, enseguida, ubicarlo al sol durante tres horas, por tres días, entre las doce y las tres de la tarde, al cabo que, por último, se cuelga (donde se desee) sobre un vaso lleno de agua.

Mediante este procedimiento, “se refrescará la memoria mágica” y, de esa manera, volverá a funcionar como si estuviese nuevo. Es un método que puede ser un tanto largo y dispendioso, pero vale la pena, dado que es bastante eficiente.

¿Cómo limpiar un péndulo? Otros procedimientos

Otros conocedores del tema, proponen limpiar el péndulo, ubicándolo sobre la llama de una vela. Pero, eso sí, de tal manera que la llama no lo toque, pues lo estropearía y, además, le podría quitar sus propiedades. Otro método más, de los incontables que existen (reiteramos), se constituye por el hecho de dejarlo enterrado en sal durante un día entero, esto es, por 24 horas seguidas.

Unos de los procedimientos más recomendados por los expertos de este fascinante tema, consiste en ubicar el péndulo (sea cual fuere su material y su diseño) en un cuenco lleno de agua con sal gorda o, si nos es posible ésta, con sal normal, durante una noche de luna llena.

Se coloca el cuenco (con el agua y el péndulo, por supuesto) toda la noche que haya luna llena para que, al día siguiente, recojamos el cuenco, le retiramos el agua con sal y lo ponemos a cargar durante todo el día al sol.

En este punto, podremos estar seguros de que el péndulo está limpio. Sin embargo, es conveniente tenerlo un rato en nuestras manos, con el fin de que le trasmitamos la energía propia, para cargarlo.

Tal y como lo hemos podido apreciar, entonces, saber cómo limpiar un péndulo es relativamente sencillo, por la gran cantidad y variedad de métodos ancestrales que existen para tal efecto.