tirada de cartas tarot telefónico

Como leer las cartas

Domingo, 25 Enero 2015 20:27
Valora este artículo
(1 Voto)

La lectura del tarot en una ciencia esotérica amplia, versátil, dinámica y que se auto-moldea según las necesidades específicas de cada caso concreto.

Por tanto, estandarizar a manera de “camisa de fuerza” las tiradas y las lecturas, suele parecer inconveniente. Así las cosas, leer las cartas del tarot es un devenir constante que hace que cada tirada sea única e irrepetible.

Cómo debe ser la lectura del tarot

Si bien existen conceptos inmodificables y que son de la esencia misma del tarot (orígenes en edesde sus l siglo XV), también es preciso tener en cuenta que cada experto tiene sus “secretillos”.

Secretos de los que muy posiblemente jamás de desentenderá, si le han brindado buenos resultados. No olvidemos que son muchos los tarotistas que han nacido con dones naturales, que establecen un estrechísimo vínculo entre experto y baraja.

En tal virtud, mal haríamos con intentar (hipotéticamente) imponerle a un experto un método supuestamente estandarizado de lectura del tarot, cuando él “ya le ha dado vida propia” a su (o sus) baraja. Muchos de estos clarividentes trabajan en la lectura a distancia del tarot, muchas de las primeras lecturas pueden hacerse a través de el tarot gratis en línea a través de una web o aplicación movil.

Puede parecer un tanto etéreo y hasta poco creíble para quienes desconocen los “rincones más secretos del tarot”, pero las cosas son así: cada experto puede “casi que hablar” con su mazo o baraja. Solo el verdadero experto sabe que es así y que, además, esa simbiosis y esa “inseparabilidad” entre él y su baraja, le brindan una mayor posibilidad de acierto al leer las cartas del tarot.

Se podrían decir, prácticamente, que se trata de una especie de “dos en uno” al servicio de un tercero llamado consultante.

En este estado de cosas y, además, siguiendo el lineamiento según el cual nos parece más acertado y útil para los lectores, hablar de la esencia del tarot más que de “mil formatos” existentes, digamos que la lectura del tarot está rodeada de muchos aspectos.

Para situar solo tres aspectos de momento, tenemos que es necesario predisponer un ambiente esotérico adecuado. Un recinto cerrado, la presencia de ciertos aromas relajantes, las infaltables velas y demás, harán de la sesión un ritual más propicio.

Aptitudes y actitudes del experto para leer las cartas del tarot.

De otro lado pero en el mismo sentido, digamos que la capacidad de percepción psicológica es trascendental. Veamos: mientras más capaz sea el experto de percibir las sensaciones y las emociones del consultante, más certera será la lectura.

No es lo mismo interpretar una tirada con un consultante angustiado en extremo, que con uno que se encuentre relajado o, como mínimo, medianamente tranquilo.

Si, por ejemplo, es el consultante quien ha cortado la baraja (en un estado psicológico de angustia extrema), el Oráculo podrá “nublarse” (por decirlo de alguna manera) y, por ende, no estará en capacidad de brindar respuestas nítidas.

Pasemos, ahora, a analizar un factor que, desde siempre, se ha considerado absolutamente fundamental cuando del tarot en general, se trata: la intuición del experto.

Para no incurrir en tediosas definiciones de diccionario, digamos que la intuición es esa capacidad extrasensorial y extra-racional que nos permite percibir lo que es imposible ver a través de los sentidos físicos y del raciocinio.

Se trata de algo más o menos (sólo “más o menos”) similar a la clarividencia, pero no lo es, por supuesto. Expliquémoslo con mayor claridad.

No debemos confundir esta aludida similitud, con lo que sí es realmente el don de la videncia que alcanzan a desarrollar todos (o casi todos) los expertos tarotistas.

A través de una tirada exitosa (de esas que conducen al experto y al consultante hacia esferas espirituales insospechadas) el tarotista podrá “ver” extrasensorialmente todo tipo de hechos y circunstancias ocultas.

Es más, podrá viajar en el tiempo para decirnos lo que sucederá en el futuro (si no cambiamos actitudes desde el presente) o lo que sucedió en el pasado y que el consultante desconoce aún.

Leer las cartas del tarot es, pues, una cuestión interdisciplinaria.

Es un arte maravilloso, cuando se sabe hacer y, muy importante, cuando el momento específico es el oportuno.

Visto 1315 veces