En el ámbito de las artes y ciencias esotéricas, no existen códigos rígidos estrictamente establecidos que obliguen al medium o a cualquier otro tipo de psíquico como una pitonisa a adoptar determinadas herramientas y, menos aún, que les impida utilizar los instrumentos que consideren convenientes.